• York Rodríguez

Consejos prácticos para que nuestros hijos duerman y obtengan un buen descanso en época crisis.

Durante estos días es frecuente escuchar a las personas hablando de insomnio, esto a raíz de lo que se está viviendo por la Pandemia Mundial a causa del COVID-19, que ha generado mucha incertidumbre, ansiedad que provocan falta de sueño y que hasta ha generado un cambio de horario tanto para nosotros como para los más pequeños de la casa.

Nuestros niños están teniendo un giro bastante fuerte, cambiaron las aulas por clases virtuales, los juegos dinámicos que tenían a diario en sus escuelas o centros de estudio, por juegos de mesa, juegos electrónicos, etc. 


Esto genera menos liberación de energía y gasto calórico en ellos, por lo que muchas veces 

resulta un poco difícil que sigan manteniendo el horario acostumbrado para ir a la cama, 

lograr dormir y  obtener  un buen descanso.

Es por ello que hoy les quiero compartir ideas que nos pueden ayudar a que los chicos vuelvan a recuperar las horas de sueño que necesitan tener para mantenerse sanos y fuertes, debemos tomar en cuenta que los pequeños necesitan dormir por lo menos 10 horas diarias.

Lo primero que debemos hacer es definir un horario especifico, si se despiertan tarde es muy probable que no quieran ir a dormir temprano, por eso es importante que recuperen el que ya tenían antes de que se dieran estos cambios, tanto para la hora de levantarse como para ir a la cama.

Otra cosa importante es que la cena haya sido liviana y que no esté cerca de la hora de ir a la cama,  también se debe tomar en cuenta que antes de ir a dormir el niño haya realizado todas las tareas previas, como ir al baño, lavarse los dientes, etc.

Asegurarse de que el lugar donde va a descansar le ayude a estar relajado y tranquilo que no tenga distracciones como la televisión, celular, juego electrónico.

Se pueden implementar algunos ejercicios de respiración, junto con unos masajes relajantes, acompañados de música clásica que facilitara el sueño, además de potenciar el proceso cognitivo. También existen algunas rutinas de sueño que incluyen juegos, te muestro algunos ejemplos:

El juego del sueño. -Consiste en colocar en la puerta de la habitación o en alguna de las paredes, se coloca un cuadro con espacios y un muñec@ que represente a cada niño. Cada vez que el pequeñ@ se quede en la cama y se duerma a la hora establecida podrá avanzar y al llegar a la meta recibirá un premio.

Compartir lo bueno de cada día. -Otra excelente opción de juego es preguntarle al niño, que te gusto del día de hoy? Esto es una buena iniciativa para que ellos se expresen, eso abre la puerta para tener una buena conversación y así finalizar de la mejor manera, además de poder reforzar todos los progresos de nuestros hijos.


Buenos pensamientos. -Antes de ir a dormir recuéstate junto a tus hijos e imagina cosas bonitas, mientras se las vas describiendo a ellos, luego diles que es su turno y escucha todo lo que ellos expresan, recuerda comentarles que deben ser pensamientos positivos que les generen felicidad, es una excelente opción para que los chicos imaginen cosas bonitas antes de cerrar sus ojos. Estas son algunas técnicas que ayudaran a que los niños logren tener un verdadero descanso y dulces sueños .


Hoy más que nunca debemos poner usar nuevas prácticas para poder coinciliar el sueño. ¿Cuéntanos que otras técnicas utilizas? Me gustaría que nos compartieras tu mejores prácticas.


Acerca de la autora:

York Rodríguez es una Energy Coach de ADN Wellness especializada en niños y adultos mayores.


35 vistas

Copyright © 2019 ADN Wellness S.A.